''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Cómo nos van a tratar con el Tratado ese...

El TTIP: amenaza neoliberal


Quienes lo impugnan lo califican de "un sueño neoliberal, una pesadilla democrática", un nuevo instrumento demoledor del neoliberalismo desregulador, que va más allá de los acuerdos bilaterales vistos hasta ahora: es un ataque a la soberanía popular.
Jesús J. Sebastián

6 de febrero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN


La Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión, conocido en inglés como Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), es una propuesta de tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos. El gobierno de EE.UU. considera la asociación como un complemento a su Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica. En cambio, la Unión Europea está siendo duramente criticada por el secretismo y la falta de transparencia con el que se están llevando las negociaciones, de espaldas a la opinión pública.
El objetivo del tratado es doble: primero, eliminar todo tipo de obstáculos aduaneros entre EE.UU. y la UE, incluidas las llamadas barreras no arancelarias, como son las constituciones y las leyes de los Estados firmantes, que no podrán intervenir en la regulación o intervención de sectores económicos estratégicos; y segundo, el poder atribuido a las grandes corporaciones para denunciar a los Estados cuando entiendan que éstos ponen obstáculos al libre comercio, el acceso al mercado y la libre distribución de bienes y servicios.
El pensador francés Alain de Benoist acaba de publicar el libro Le Traité Transatlantique et autres menaces. En él, De Benoist considera que estamos ante uno de los eventos planificados que marcarán el rumbo del siglo XXI, que él denomina como la “gran marcha transatlántica”, una amenaza neoliberal de la que depende buena parte del devenir de Europa. Se trata del mayor acuerdo bilateral, con una gigantesca zona de libre comercio, que reúne más del 40% del PIB mundial  y más de 800 millones de consumidores con poder adquisitivo. El resultado será, a corto plazo, una auténtica unión económica y comercial entre EE.UU. y la UE. Un viejo objetivo de los medios financieros y liberales.
Así que ya se han constituido dos bandos. Por un lado están sus defensores, que subrayan el beneficio que supondría para el crecimiento económico de las naciones que lo integren, el espectacular aumento de la libertad económica y el fomento de la creación de empleo. Por otro, sus detractores argumentan que estos presuntos beneficios se producirían a costa del aumento del poder de las grandes empresas y que se produciría una drástica desregulación de los mercados rebajando los niveles de protección social y medioambiental. De esta forma, se limitaría la capacidad de los gobiernos para legislar en beneficio de los ciudadanos, especialmente en el sector de los trabajadores, que cederían sus derechos en favor de los privilegios de los empresarios. De hecho, el tratado no permitiría a los gobiernos nacionales aprobar leyes para la regulación de sectores económicos estratégicos como la banca, los seguros, los servicios postales o las telecomunicaciones, contemplando que, ante cualquier expropiación, las empresas puedan demandar a los Estados exigiendo la devolución de su inversión más compensaciones e intereses.
Las críticas lo califican de “un sueño neoliberal, una pesadilla democrática”, un nuevo instrumento demoledor del neoliberalismo desregulador, que va más allá de los acuerdos bilaterales vistos hasta ahora: es un ataque a la soberanía popular con el que se pretende reducir los estándares ambientales, sociales y laborales e incrementar los privilegios de las corporaciones en un solo acuerdo. Por ejemplo, el TTIP amenaza importantes aspectos de los principios y protecciones existentes en salud pública, que van desde el acceso a los medicamentos esenciales y a los servicios sanitarios hasta el control y regulación del sector de la alimentación y los productos sanitarios, y también en los sectores de protección sociolaboral y medioambiental, que la Troika ya lleva tiempo desmontando. Mientras, los think-tanks neoliberales ya han empezado una gran campaña a favor del TTIP basada en un único punto: más comercio, más beneficio.
En palabras de Juan Torres López, uno de los dos economistas redactores del programa económico de Podemos, "la teoría económica, incluso la teoría económica ortodoxa, no ha conseguido demostrar que el libre comercio sea mejor que otro régimen comercial, salvo en condiciones de competencia perfecta que es imposible que se den en la realidad".
Pero, ¿qué riesgos implica el tratado para los Estados y la ciudadanía europea? Para el Estado hay unos riesgos esenciales. En primer lugar, su desaparición absoluta en el ámbito económico y la imposibilidad de aplicar políticas distintas a las normativizadas por los neoliberales en el TTIP. Además, las características de un tratado como éste, que depende de su aprobación por la Unión Europea, harían materialmente imposible su modificación por los Estados, aun en el caso de que nuevas mayorías pidieran su modificación. En segundo lugar, la privatización de la justicia, al someter todas las discrepancias sobre las inversiones exteriores a procedimientos arbitrales privados.
Pero serán los ciudadanos europeos los que se lleven la peor parte: 1. Pérdida de derechos laborales, ya que EEUU sólo ha suscrito 2 de los 8 Convenios fundamentales de la OIT. 2. Limitación de los derechos de representación colectiva de los trabajadores. 3. Olvido del principio de precaución en materia de estándares técnicos y de normalización industrial. 4. Privatización de servicios públicos, por el establecimiento de una lista reducida de aquellos que no se pueden privatizar. 5. Riesgo de rebaja salarial, teniendo en cuenta los efectos sobre los salarios que pueda tener la aplicación analógica con el NAFTA (con México) y el Acuerdo Trans-Pacífico (con países asiáticos). Tampoco los ciudadanos norteamericanos saldrían beneficiados: 1. Mayor dependencia del petróleo si se consuma la restricción a la utilización de los carburantes menos contaminantes. 2. No etiquetaje de productos modificados transgénicamente. 3. Eliminación de reglas sobre los mercados financieros, más estrictas en la actualidad en EE.UU. 4. Eliminación de las evaluaciones independientes de los medicamentos no producidos en los EEUU. 5. Eliminación de las reglas de preferencia nacional en los contratos públicos.
En España, el TTIP todavía es un gran desconocido porque, como es habitual, tanto los conservadores como los socialdemócratas están muy interesados en ocultar los debates de fondo. Pero debemos ser conscientes de que este tratado necesita del acuerdo favorable del Parlamento Europeo y el de los Estados miembros, pero sin ratificación posterior mediante consultas o refrendos populares. Por eso, los ciudadanos europeos todavía estamos a tiempo para movilizarnos y oponernos, rechazando la nueva amenaza neoliberal en cada consulta electoral. 
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 07 de febrero de 2015

El libre comercio

´Uruguay y Australia demandados por empresas de tabaco por haber instrumentado medidas sanitarias prescritas por la Organización Mundial de la Salud´

Lo que me trae a la memoria las Guerras del Opio, por medio de las cuales Inglaterra consiguió forzar al Imperio Chino a aceptar la intoxicación masiva de su población, lo que produjo sustanciosos beneficios a las empresas inglesas que traficaban con opio. El HSBC, actualmente una de las mayores entidades financieras del mundo, se fundó para administrar esas enormes ganancias.

La expresión ´libre comercio´ suena bien a oídos de personas ingenuas, pero es una especie de eufemismo. El término fue acuñado para referirse a los intereses del Imperio Británico y de sus grandes compañías comerciales y financieras.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
viernes, 06 de febrero de 2015

Absurdos

El TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) como el TPP (Trans Pacific Partnership) son efectivamente grandes iniciativas impulsadas por EEUU para liberalizar el comercio cada vez más. El TTIP quizás sea distinto porque la mayoría de los otros tratados de libre comercio (TLC) recientes son asociaciones que combinan países del ´primer´ mundo con países del ´tercer´ mundo. La lástima con todos estos TLC modernos es que no se dejan modular. Van en bloque. Liberalizar el comercio para que, por ejemplo, los medicamentos o los ordenadores sean más baratos en los países involucrados sería ventajoso para el público en todos esos países. En cambio, remover toda medida de soberanía para que los países puedan regular aspectos como la cultura u otros que le son esenciales y particulares es innecesario y excesivo. Los TLC que permiten a una empresa privada demandar arbitralmente a un estado soberano son un absurdo. Más absurdo es que tales TLC se estén siquiera considerando actualmente cuando se ha visto los efectos nefastos que esa cláusula produce en la práctica, por ejemplo ante los casos de Uruguay y Australia demandados por empresas de tabaco por haber instrumentado medidas sanitarias prescritas por la Organización Mundial de la Salud.

# Publicado por: Octavio (Guayaquil)
viernes, 06 de febrero de 2015

¿Existe futuro?

Hace mucho tiempo que pensadores importantes diagnosticaron la decadencia de Occidente. Yo creo que, en efecto, la decadencia de Occidente esta aquí, ahora y en nuestras casas.
En lo que respecta a España, ´´Podemos´´ es la última prueba de esa decadencia. No es que otros partidos no sean también una prueba de esa decadencia, sino que no hay nada en el presente ni en el horizonte que no muestre la evidencia de esa decrepitud política y social.
Ahora bien, si entendemos decadencia como agonía y desaparición, me pregunto qué tipo de futuro es ése del que se habla en este artículo. ¿Es una regeneración?. ¿Es la desaparición misma de Occidente?.

# Publicado por: Frido (Valencia)
viernes, 06 de febrero de 2015

Ya no contamos para nada

Sí, este es otro paso de gigante hacia el gobierno mundial en manos de elites globalistas. Es un fenómeno muy interesante, además de amenazante, porque estas mismas elites son las que promueven la erosión de las identidades nacionales, y el declive demográfico de las poblaciones europeas, mediante políticas progresistas en lo cultural y neoliberales en lo económico; así como los masivos movimientos migratorios que están transformando Europa y Norteamérica.

Es otro recordatorio de que no somos más que ganado para esta tropa.

Tanto miedo a la Unión Soviética para que, al final, vayamos de cabeza a una plantación global en la que trabajaremos para los intereses de esas mismas elites que son nuestro enemigo. Y no podremos rebelarnos porque, con tanta diversidad étnica y racial embutida a la fuerza en cada uno de nuestros países, no habrá manera de unirse contra esa tiranía. Ese es uno de las principales motivos por los cuales tratan a toda costa de acabar con la homogeneidad nacional: destruir la cohesión social e impedir el éxito político de alternativas nacionalistas no liberales ni globalistas. Crea una torre de Babel y gobernarás sin oposición.

No es de extrañar que Alexander Dugin odie tanto el liberalismo.

Y, mientras tanto, el nuevo Mesías nos ofrece, como alternativa, un billete a Caracas: la anarco-tiranía caribeña. Vaya una alternativa.

Como no surja una tercera vía, lo tenemos crudo.






# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Una biología histórica de España (I): mitología
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Los nuevos reaccionarios
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |