''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
En el 2.º aniversario de su muerte

Dominique Venner, ¡presente!


"Ante peligros ingentes que se alzan para mi patria francesa y europea, siento el deber de actuar hasta que aún tenga fuerzas para ello. Juzgo necesario sacrificarme para romper el letargo que nos agobia. Ofrezco lo que me queda de vida con intención de protesta y de fundación."
elmanifiesto.com

21 de mayo de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Fue el 21 de mayo de hace dos años. Sucedió en la catedral Notre-Dame de París. Por primera vez en la Historia un hombre bueno se inmolaba por la exclusiva defensa del patrimonio común de todos nosotros.
Éstas fueron sus palabras:
«Quiero la vida y no espero nada más allá de ella, salvo la perpetuación de mi raza y de mi espíritu. Sin embargo, en el ocaso de esta vida, ante peligros ingentes que se alzan para mi patria francesa y europea, siento el deber de actuar hasta que aún tenga fuerzas para ello. Juzgo necesario sacrificarme para romper el letargo que nos agobia. Ofrezco lo que me queda de vida con intención de protesta y de fundación. Escojo un lugar altamente simbólico, la catedral Notre-Dame de París que respeto y admiro, esa catedral edificada por el genio de mis antepasados en sitios de culto más antiguos que recuerdan nuestros orígenes inmemoriales.
»Cuando tantos hombres se hacen esclavos de su vida, mi gesto encarna una ética de la voluntad. Me doy la muerte con el fin de despertar las conciencias adormecidas. Me sublevo contra la fatalidad. Me sublevo contra los venenos del alma y contra los deseos individuales que, invadiéndolo todo, destruyen nuestros anclajes identitarios y especialmente la familia, base íntima de nuestra civilización multimilenaria. Al tiempo que defiendo la identidad de todos los pueblos en su propia patria, me sublevo también contra el crimen encaminado a remplazar nuestras poblaciones.»
Y concluía:
«Pido de antemano perdón a todos aquellos a quienes mi muerte causará dolor, y en primer lugar a mi mujer, a mis hijos  y nietos, así como a mis amigos y fieles. Pero, una vez desvanecido el choque del dolor, estoy convencido de que unos y otros comprenderán el sentido de mi gesto y trascenderán, transformándolo en orgullo, su pesar. Deseo que éstos se concierten para durar.»
Y para durar, y para que tales palabras cobren realidad, lleva un año funcionando el Institut Iliade, cuyo acto fundacional tuvo lugar en el monte Olimpo el pasado Solsticio de verano.
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de mayo de 2015

Una cita

´The sense of sacrifice, the readiness to place the interests of his community above his own private and family interests, the sense of complete autonomy in carrying out his heroic deeds, have historically been the three main hallmarks of the hero.´

Tomislav Sunic.

(Lo cito en inglés porque el texto original está escrito en inglés.)

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
viernes, 22 de mayo de 2015

´´A Dominique Venner´´

Ante la ignominia, un poema escrito hace tiempo:
JPV

No te conocí
¿Cómo podía conocerte,
si la tensa cuerda de la sangre me llevó
al otro lado del mar?
No pude conocerte,
pero tu perfil me resultaba familiar.
Quizá te parecías a mi bisabuelo celta.
O quizá me gusta pensar
que nos parecíamos en algo.
Como tus franceses de Indochina,
vivo entre la bruma en un lejano estuario
cumpliendo mi destino de criollo:
De hombre blanco de Ultramar.
Sé que compartimos
la heroica melancolía del suicida.
Sé que tuvimos los mismos dioses.
Yo tampoco me arrepiento de nada.
En los lugares puros
donde nuestro fuego arde,
las ancianas de pelo blanco tejen al sol
como hace siglos,
la trama abierta del destino.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
jueves, 21 de mayo de 2015

Nunca eso

Tranquilo Javier,por sus escritos los conocereis,nunca debemos renunciar a saber,quién y con que intención leen el Manifiesto.Saludos

# Publicado por: Josepxicot (Barcelona de España)
jueves, 21 de mayo de 2015

Calumnia, que algo queda

Así que Dominique Venner tenía un cáncer terminal, y para quedar como un héroe se suicidó, ¿verdad doña Ana de Francia? ¿Y de dónde saca usted tamaño infundio? ¿Puede aportar la menor prueba? ¿Conocía acaso a Dominique Venner o a alguien de su entorno? ¿Y cómo es que ni su viuda, ni sus hijos, ni sus amigos, ni sus fieles nos enteramos nunca de semejante enfermedad?
A veces nos dan unas ganas en El Manifiesto de suprimir simple y llanamente la sección de Comentarios...: esa plaga por la que un necio cualquiera puede permitirse el lujo de emitir sus necedades. Y quedarse tan ancho. Pero sería una pena suprimir esta Sección, pues a veces, tanto si se está de acuerdo como si no, los comentarios efectuados sí son valiosos.
En realidad, la anterior inafamia contra la memoria de un muerto, y muerto heroico, hubiera tenido que ser simplemente suprimido. Hemos preferido, sin embargo, dejarlo con este comentario para mayor escarnio hacia quien lo emitió.

# Publicado por: Javier Ruiz Portella (Madrid, París)
jueves, 21 de mayo de 2015

Venner

Este hombre hizo lo que hacen muchas personas sin que las cataloguen como héroes. Tenìa un càncer terminal y se suicidò. La diferencia es que lo hizo con ruido. Tal vez Jean Marie Le Pen en su sitaciòn, harìa lo mismo...

# Publicado por: Ana (Francia)
jueves, 21 de mayo de 2015

¿Para qué?

¡Un héroe, sin duda. Lástima que este tiempo no es de héroes, sino de siervos. ¡Viva Dominique!

# Publicado por: Pedro (cirauqui)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
Corrupción, indignación y demagogia
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
¡Acabemos ya con la Guerra Civil!
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
El Gobierno no sabe, no contesta; pero ahí sigue, tan pancho
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |