''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 27 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Argelia: una lección práctica de decadencia

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El único español del que nadie habla mal

Ejemplaridad de Juan Velarde

Aquilino Duque

4 de julio de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Fue en Doñana donde yo conocí a Juan Velarde en fecha tan remota como 1975 ó 76.  Acababa de morir el Caudillo y los españoles estrenábamos Rey y el Rey su primer Gobierno, en el que Juan Velarde ocupaba el cargo de Secretario General Técnico del Ministerio de Educación y Ciencia, cartera que desempeñaba Carlos Robles Piquer. Yo tenía el encargo de escribir un libro sobre el Coto, un “libro blanco” que resumiera la política del Ministerio al respecto y que por la fuerza de las cosas me salió un libro más bien multicolor. Fueron unas jornadas lluviosas que no nos arredraban en nuestras correrías por las marismas inundadas, el matorral de arena cenicienta y las dunas que a Elisa Fraga le recordaban el desierto de Libia, último destino diplomático hasta la fecha de su marido. Guardas jurados, biólogos, ecologistas, periodistas, funcionarios, propietarios, cazadores y más de un furtivo de incógnito compartían aquella excursión acogidos a la hospitalidad del Palacio de Doñana, donde por cierto hizo las delicias de las señoras una explosiva y pintoresca corresponsal del diario Pueblo, madre de la actual Ministra del Medio Ambiente. 

Al llegar el verano ya había caído el Gabinete Arias y estaba Juan Velarde de rector de la Universidad de La Rábida, donde yo hice mis primeras armas de becario en tiempos de su fundador Rodríguez Casado, a quien Velarde acababa de sustituir en su interminable rectoría, y me invitó a dar una conferencia en Fuente Piña, la finca que fue de la familia del poeta Jiménez.  Nunca a lo largo de los años nos perderíamos de vista y no olvido las veces que contó conmigo para algunas de sus empresas, entre ellas una revista que no llegó a salir. Hemos coincidido en lugares tan diversos como la OIT de Ginebra y la Universidad de verano de La Granda y tuvo la amabilidad de presentar en unión de Dalmacio Negro un libro mío en la librería de un señor que resultó ser agregado cultural de la Embajada de Cuba.

Siempre seguí con interés sus escritos y sus conferencias, en las que creo haber aprendido mucho, y rara es la ocasión en que no me he dejado deslumbrar o seducir por alguna de sus brillantes ideas. Si alguien ha procurado buscar la unidad espiritual de los españoles, pocos lo han hecho en los albores del régimen actual con la perseverancia y el ingenio de Juan Velarde. Recuerdo una conferencia suya en la Facultad de Económicas de Sevilla en la que pintó con colores tan gratos el rostro humano aquel que el socialismo andaba buscando desde la Primavera de Praga que me indujo a escribir un elogio de Indalecio Prieto, que intenté en vano publicar en El Alcázar. No es que yo me declare especialmente orgulloso de semejante proeza, pero sí que me es forzoso reconocer la sugestión de los argumentos de Velarde, orientados a poner de relieve el sentido del Estado de tan discutible hombre público. 

De José Antonio a Kondratiev

Otra idea de Velarde que considero capital para la historia del pensamiento político contemporáneo es la vinculación de José Antonio con el economista Olariaga y a través de él con el pensamiento de don Adolfo González Posada. En algo que yo escribí sobre el célebre prólogo de Ridruejo a las Poesías completas de Machado, señalaba que la “fuente más pura” de que hablaba el entonces fervoroso falangista manaba en realidad del Guadarrama de Giner de los Ríos. Yo creo que esta intuición mía, por llamarla de algún modo, hallaría su confirmación en el dato aportado por Velarde. En su reciente prólogo al monumental ensayo de Arnaud Imatz sobre José Antonio, recoge Velarde una frase harto reveladora de Posada que no sé si Ridruejo llegó a conocer: “¿Habremos hecho fascismo, sin saberlo, los krausistas españoles?”

Para los ajenos al mundo de la economía política nada sería tan árido a primera vista como la especialidad de Juan Velarde si no fuera por la insaciable curiosidad intelectual que sazona sus saberes. Los ejemplos son innumerables. Uno podría ser el caso de Kondratiev, el economista amigo de Schumpeter que mientras estuvo al frente del Instituto de la Conjetura, curioso nombre del Departamento de Agricultura soviético, intentó racionalizar el funcionamiento de los koljoses aplicando los métodos de las grandes explotaciones agrícolas de Estados Unidos y elaboró su teoría de la onda larga en las crisis económicas, que ¡oh, herejía! no eran inherentes al sistema capitalista, sino que obedecían a causas orgánicas. Al llegar Stalin al poder, se perdía la pista de Kondratiev, pista que Juan Velarde encontró al leer a Solzenitsin, El Archipiélago Gulag. Otro ejemplo es la vinculación entre fisiócratas y libertinos en los orígenes del capitalismo, en un libro por cierto de extraordinaria amenidad, rico en noticias sorprendentes, como la de la elocuente entrevista de Milton Friedman a la revista pornográfica Playboy, por no hablar de las elucubraciones y los hábitos de varones tan beneméritos como el barón Necker o Benjamín Franklin. Ya en esa obrita, aparecida en 1981, se describe la incorporación del socialismo al capitalismo libertino por el conducto masónico, de suerte que no debió de ser para Velarde ninguna sorpresa el comportamiento de los socialistas cuando por fin tuvieron acceso a las arcas del Erario y aprendieron a manejar la banca de la ruleta estatal. 

A lo largo de su vida docente, Juan Velarde ha formado a muchos discípulos que, con independencia del rumbo ideológico que tomaran, nunca han dejado de ser sus amigos. Nunca oí a nadie hablar mal de él. Esto dice mucho del talante de un hombre que ha tenido la gallardía de prologar un libro sobre un español ejemplar en unos tiempos en que pocos españoles pueden presumir de ejemplaridad.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Los otros refugiados
2 "¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"
3 SERTORIO
Argelia: una lección práctica de decadencia



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |