''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 30 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
IDENTIDAD
Lo que el latín une, que no lo separe el progre


El idioma secreto de la educación de calidad. Los progres lo odian, los liberales lo desprecian, los nacionalistas lo temen.
Pascual Tamburri

27 de septiembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

PASCUAL TAMBURRI

A veces nos provocan. Y algunas de esas veces es para bien. El otro día, inesperadamente, en un Bachillerato internacional del máximo prestigio, un alumno preguntó por qué el latín no se había convertido en lengua de Europa. Al fin y al cabo, el hebreo resucitó para dar una seña de identidad al nacionalismo israelí, y ha funcionado. Me hizo pensar.
Dice el profesor Nicola Gardini que saber latín es tan importante como saber cómo se reproducen las células o saber física cuántica. Y aunque él se dedica a enseñar Literatura en la misma Facultad que fue de J.R.R. Tolkien, creo que se equivoca. Saber latín es más importante. Si hay una identidad -occidental para unos, europea para todos- el latín está en su ADN y además es una parte esencial de su sistema inmunológico. 
La pregunta más reveladora sobre el que la hace es cada día más frecuente: “¿Para qué sirve el latín?”. Una pregunta que con frecuencia pretende ser irónica y que ya a menudo se nos ofrece convertida en negación. Entre los políticos, y muy especialmente entre los políticos dedicados a la Educación, la moda se ha extendido. Una pregunta-trampa en la que, llevados por los progres que crean desde 1968 las modas culturales y educativas, han caído unos tras otros todos los ministros centristas, moderados, confesionales y/o pacatos, desde José Luis Villar Palasí a Íñigo Méndez de Vigo, pasando por un José Ignacio Wert que casi, pero sólo casi, rompió la norma con su LOMCE.
Y por supuesto esa pregunta tiene una respuesta, en los términos del capitalismo y del liberalismo como en los del progresismo y el marxismo: no sirve para nada. Si el “servir” se mide en utilidad económica, no sirve. Si el “servir” implica utilidad cortoplacista, sea individual sea electoral, no sirve. Si el “servir” se mide en “progreso” social (o sea uniformización forzosa y destrucción de identidades), el latín no sólo no sirve sino que es peligroso.
El latín es parte de lo que somos como comunidad humana: sólo con latín desde el latín somos españoles y somos europeos. No se trata de un amor o de un gusto personales, sino de la constatación de un hecho: España empieza a ser, y a ser Europa, cuando llegan los Escipiones a nuestras costas. En latín se une Hispania y recibe nombre, y produce un Séneca tras haber pasado por ella un César y un Augusto. En latín rige el mundo el hispano Trajano. No entenderíamos el mundo como lo entendemos sin Cicerón y sinVirgilio, ni España sería España sin tener en el latín su primera lengua común. No hace falta saber lingüística ni literatura para ser deudores del latín, como lo somos todos. ¿Y entonces para qué suprimir el latín en vez de extenderlo? Quizá porque, con la excusa de la formación empresaria u otras memeces sórdidas, hay más partidarios de los que creemos de la liquidación de la identidad milenaria de estas tierras.
Conocer el latín nos da conciencia de ser lo que somos y de no ser lo que no somos. Por supuesto, quienes crean que sólo somos un trozo de carne animado que sólo puede medir el éxito vital en su cuenta bancaria lo verán inútil. Y tendrán razón. Pero el latín, además de pertenecernos en lo más íntimo, como individuos y como comunidad, nos permite ver el mundo -y las demás materias de estudio- con otros ojos, con una visión más amplia. De hecho, en sistemas educativos más libres, el latín es un instrumento pedagógico de primer orden en los centros y los grupos más elevados en calidad. No por casualidad: más allá de la “utilidad” inmediata que se puede pretender de una materia de FP, el latín forma y vertebra a los futuros dirigentes de esta comunidad, si ha de seguir existiendo.
Todo esto hace lógico que quienes no quieran un futuro ni para España ni para Europa quieran el latín fuera de las aulas. El latín es inútil para cualquier materialista miope. Es un mal en sí mismo para cualquier marxista, sea progre sea ortodoxo. Y es un enemigo para todos esos separatismos periféricos que, para tener alguna oportunidad, han de negar la identidad española e inventar de nuevo la historia de Europa. Por eso queremos el latín en las aulas y en los corazones, porque sí es una lengua viva y su vida es la nuestra.
© La Gaceta


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 05 de octubre de 2016

Una buena razón para ese odio

Posiblemente el latín concite todo ese odio debido a que hoy en día es la ´´lengua de la Iglesia´´. Si solamente fuera la ´´lengua de Cicerón´´ o ´´de Tito Livio´´ a muchos ni les molestaría. Y luego está el hecho de que el estudio y dominio del latín da una cultura asequible a muchos y por ello intolerable para esos pijos progres que hablan de ´´democracia´´ e ´´igualdad´´ pero poniéndose ellos por encima...

# Publicado por: Aguador (Valladolid)
jueves, 29 de septiembre de 2016

No era, no es tan dificil...

Mi abuelo, abogado nacido en 1875, hablaba latin con sus compañeros de carrera. No sñe si era bueno como el de Benedicto XVI , o macarrónico.
Yo, plan viejo, di latin cuatro cursos. Tres horas semanales. Al final,podiamos hacer frases fáciles, cortas. Y, por supuesto entiendo todo el latin religioso (Misa, motetes, salmos... aunque la traduccion al lado ayuda y tanto.) Aun conservo el diccionario de latin. Aún esta en las librerías...

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 29 de septiembre de 2016

Soy de ciencias

Soy de ´´ciencias´´ sin embargo cuando repaso mi vida académica, las materias que sin duda me amueblaron el cerebro fueron el latín y las matemáticas y si lamento algo es no haber recibido unas bases, aunque fueran mínimas, de griego clásico.

# Publicado por: J. A. Martinez (MADRID)
miércoles, 28 de septiembre de 2016

Progromo a los progres!!!!

Crux sacra sit mihi lux! Nunquam draco sit mihi dux. Vade retro Satana! Nunquam suade mihi vana! Sunt mala quae libas. Ipse venena bibas!

# Publicado por: Progre descarriado (Ischadia, Hispania)
martes, 27 de septiembre de 2016

Viva el latín

Viva el latín. ¿fatuo?. Jamás el inglés.

# Publicado por: Frido (Toledo)
martes, 27 de septiembre de 2016

Probos pobres progres

Los progres lo odian, pero los yankis le dan la puntilla con lo de ´´latino´´.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Identidad
Si es usted progre, debería hacerse de la derecha populista
Bastiones musulmanes de Francia que ya no son franceses
Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
Maestras con hiyab y otros disparates
La Gran Sustitución
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Priority Pass
La Comunidad de Madrid felicita la Navidad con multas de 45.000 € por ofensas "xenófobas"
"Soy feminista moderna"
¡Deplorables de todos los países, uníos!
Materialmente mejor que nunca
Un informe de la ONU llama a sustituir la población europea con inmigrantes
Alemania: epidemia de violaciones por parte de los "refugiados"
Orlando: los agentes de seguridad, ¿un peligro para la seguridad?
Austria: nunca un partido identitario había llegado tan lejos
Autoflagelarnos
"¡Gloria a Alá!", rezan ya los autobuses londinenses
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
800.000 inmigrantes podrían llegar a la UE desde Libia esta primavera
Presión en la caldera alemana
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
2 ¡Arriba Uropa!
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |