''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 22 de febrero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda

JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos

JOSÉ VICENTE PASCUAL
De profesión, paridora
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La izquierda se ha quedado sin pueblo; y la derecha, sin nación

La izquierda histérica


Lo que de verdad ha puesto histérica a la izquierda es la constatación de que el pueblo le ha dado la espalda.
José Javier Esparza

16 de noviembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


Hay que retrotraerse mucho en la Historia para encontrar sucesos parecidos a los que hoy está suscitando la elección de Trump en los Estados Unidos: incesantes manifestaciones de descontentos, desbordante ira vengativa en los perdedores, desgarrado clamor mediático e incluso –y esto son ya palabras mayores- tiros en las calles. En realidad no es demasiado sorprendente: la mayoría mediática ha creado tal atmósfera de diabolización en torno a Trump –racista, machista, xenófobo, etc.– que su victoria, a ojos de los que hayan creído ese relato, forzosamente debe ser vista como una especie de triunfo del Anticristo. Pero hay algo más, algo que se mueve en profundidades aún mayores y que termina de explicar tanta cólera, y es lo siguiente: lo que de verdad ha puesto histérica a la izquierda es la constatación de que el pueblo le ha dado la espalda.
Dos artículos recientes ponen el dedo en la llaga. Uno, del comunista francés Robert Forrester lo explica del siguiente modo: la clase media y trabajadora blanca ha vencido a los particularismos feministas, homosexuales y étnicos. El segundo, del comunista español Alberto Garzón, transita por muy semejante vía: la izquierda europea se ha separado por completo de la clase trabajadora. En muchos aspectos, ambos tienen razón.
Efectivamente, parece que la izquierda occidental ha olvidado por completo quién es realmente el “pueblo”, qué es la “clase trabajadora”. Los que obraron el gran milagro de la transformación socioeconómica en todo Occidente entre 1950 y 1970 no fueron comprometidos activistas LGTB ni apóstoles del mestizaje, sino europeos de cepa (y a mucha honra), de cara blanca (normalmente renegrida en el tajo), heterosexuales con hijos, mayormente cristianos (al menos en el concepto de lo bueno y lo malo) y con una idea muy material, nada ideológica, de la libertad y la prosperidad. Esas generaciones lograron reducir al mínimo la brecha social; fueron la materia sobre la que se ejecutaron las grandes políticas de reconstrucción, lo mismo en la Alemania socialdemócrata que en la España franquista o en la “América de las oportunidades”. Desde un cierto punto de vista, ellos han sido los héroes de la segunda mitad del siglo XX. Y ese ha sido el pueblo. El único pueblo realmente existente.
Ahora bien, desde entonces ese pueblo no ha dejado de recibir golpes de todo género. Los grandes procesos de globalización lo han dejado para el arrastre. La derecha predicaba la supresión de toda barrera al dinero, la izquierda predicaba la supresión de toda barrera humana, y en medio quedaba un pueblo arrasado por los unos y por los otros. La izquierda socialdemócrata colaboró de manera decisiva en el proceso. Sin darse cuenta de que, al hacerlo, estaba quedándose sin sujeto político: la izquierda se quedaba sin pueblo como la derecha se quedaba sin nación.
Esta metamorfosis del sujeto político ha sido uno de los grandes cambios de nuestro tiempo. La izquierda radical quiso gestionarlo por la vía de inventarse un sujeto nuevo: los jóvenes, las mujeres, los homosexuales, los inmigrantes… Pero esa búsqueda de nuevos “agentes revolucionarios”, es decir, de nuevos sectores sociales por redimir, ha conducido a la izquierda a una brutal acumulación de contrasentidos. Todas las transformaciones del discurso de la emancipación han conducido a formas nuevas de disgregación social y, por tanto, de servidumbre. ¿Un ejemplo? Redimamos a las mujeres, dijeron. Y bien, sí, ya se ha consagrado plenamente la lucha de sexos como sustituto de la lucha de clases: la mujer oprimida se rebela contra el macho explotador. Pero el resultado de la operación está siendo una descomposición galopante del tejido social (por la crisis de la familia como institución) y una atomización infinita de la comunidad, lo cual deja a los individuos a merced del poder, porque sin tejido social y sin comunidad no hay resistencia posible.
¿Más ejemplos? Redimamos al homosexual, dijeron. Y bien, sí, ya se han implantado por todas partes legislaciones de protección, normalización e incluso fomento de la homosexualidad. Pero he aquí que esas legislaciones, al cabo, vienen a funcionar como repertorio de privilegios en beneficio de individuos concretos a los que literalmente se les extrae de la sociedad para colocarlos en un pedestal, en perjuicio manifiesto del resto y, una vez más, con el efecto pernicioso de romper la comunidad popular, que ahora se divide bajo un criterio nuevo.
¿Es suficiente? No. El caso de la inmigración debe ser mencionado porque es tal vez la más clara manifestación de cuanto estamos diciendo. El discurso de la izquierda sobre este asunto ha sido unívoco: “Papeles para todos”, “bienvenidos refugiados”, “mestizaje progresista”, “contaminémonos”, etc. Es como si la izquierda hubiera encontrado por fin un pueblo al que redimir. Ahora bien, la llegada masiva de mano de obra poco exigente implica automáticamente una bajada en bloque de los salarios y un aumento inmediato del paro (porque crecen los contratos temporales) y del cupo de población subsidiada, con el consiguiente perjuicio para el conjunto de los trabajadores. La mano de obra inmigrante ha sido un buen negocio para los empresarios de la globalización y para los gestores de subsidios, pero, objetivamente, ha sido una catástrofe para unos trabajadores que en el medio siglo anterior habían logrado reducir la brecha social. “¡Eres un racista!”, grita el ideólogo de izquierda a quien plantea las cosas así, y el anatema recibe el aplauso vehemente del capitalista que sale beneficiado con la operación. El trabajador queda en un rincón, maltratado por el sistema que él mismo ha creado, rechazado por la izquierda que debería representarle y humillado por la máquina económica. Una vez más, la comunidad se rompe. ¿De verdad a alguien le extraña que, en Francia, el 45% de la clase trabajadora y el 40% de los parados hayan abandonado a la izquierda para pasarse a Marine Le Pen, o que Trump haya recibido el voto de tantos millones de trabajadores? 
Es muy difícil saber qué va a pasar ahora. Las voces que –aún muy minoritarias- claman desde la izquierda por “recuperar” al pueblo se topan con el nada desdeñable obstáculo de que esa operación exigirá un replanteamiento general de realidades que para los progresistas de hoy son territorio tabú: las identidades nacionales, la singularidad irreductible de los factores étnicos y culturales, la necesidad de mantener estructuras sociales naturales, etc. ¿Se atreverán a dar el paso?
Se entiende que la izquierda esté histérica: se le acaba de caer el mundo a los pies. Su propio mundo.
© La Gaceta

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 17 de noviembre de 2016

Franco, con el obrero

Ningún gobernante ha estado más cerca del pueblo y de la clase obrera que Franco. Eso sin duda.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Sudor

Franco proporcionó un piso al trabajador. O lo facilitó. Asi como estudios
Y luego se lo quitan, ´´otros´´ mas o menos rápido con impuestos, plusvalias y herencias conficactorias... Se ve facil con el piso que con el trabajo o con la familia.-hijos. Con todo, quiero memorizar su frase:
LA IZQUERDA SE HA QUEDADO SIN PUEBLO Y LA DERECHA SIN NACION.

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Las huestes histéricas

Afinadísimo artículo.
Dentro de las voces sensatas de la izquierda podemos contar también a Slavoj Zizek.
Por cierto, que nunca mejor dicho lo de la histeria, porque la inmensa mayoría de los disturbios tienen sello femenil. Es furor uterino pero en el mal sentido de la expresión.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
miércoles, 16 de noviembre de 2016

Toda la razón, sr. Esparza

Lo que no se puede es vivir poniendo una vela a Dios y otra al diablo. La izquierda, desde la segunda mitad del siglo XX, ha apostado por abandonar a un pueblo trabajador, cada vez más acomodado entonces, para izar las banderas de una serie de minorías moralmente taradas y bien galvanizada de dinero del Gran Capital. Ahora que el pueblo se está proletarizando de nuevo como consecuencia de la globalización y de la crisis, se encuentra con que esa izquierda otrora contestataria está más preocupada por seguir vehiculando los deseos de la plutocracia y las reivindicaciones de los mentados sectáculos ahijados del capitalismo que en afrontar verdaderas luchas sociales. Nada extraño el apoyo obrero a las fuerzas identitarias de Occidente, pues.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Estado Islámico: ¿quién le pone el cascabel al gato?
Vomitivo festival de demagogia
¿Por qué la "sociedad abierta" no funciona frente al nacionalismo?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Marine Le Pen
2 JESÚS LAÍNZ
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |