''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 21 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Ya que tanto les gustan las leyes…

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
 
A degüello

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
Valeriana para Juncker


Cada vez que en se convocan elecciones en la Unión Europea —salvo las del Parlamento de Estrasburgo, esa belle inutile—, se abre una ventana de oportunidad para los distribuidores de tila, rohypnol y valium en Bruselas.
Sertorio

9 de mayo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


Cada vez que en se convocan elecciones en la Unión Europea  —salvo las del Parlamento de Estrasburgo, esa belle inutile—, se abre una ventana de oportunidad para los distribuidores de tila, rohypnol y valium en Bruselas. De susto en susto, de paralís en supitipandi, los bonzos de la Comisión agonizan cuando el pueblo, esa fierecilla domada, acude a las urnas. Aunque ellos, los eurócratas, saben perfectamente qué es lo que le conviene a las masas, éstas dan en el capricho de elegir lo contrario de lo que deben, pese a que los medios de comunicación, que tanto dinero cuestan, insisten a más no poder en que voten lo que está mandado: a los Macron y demás candidatos bon chic, bon genre.
Supongo que los Soros, Tusk , Juncker y demás altas instancias de la plutocracia estarán, cuando llega el día del sufragio, con la presión arterial por las nubes, la bilis azabache, el páncreas al pilpil y el escroto como un badajo sin campana:  ¡Cuánto penar para morirse uno! No debe resultarles muy distante la tentación de funcionar por ukases y limitar los daños que la opinión de los pueblos inflige a las instituciones de Bruselas: así es como gobiernan el Banco Central Europeo y la Comisión desde hace decenios. Los mandamases del Partido Único Paneuropeo, esos socioliberaldemocristianosdecentro a los que debemos votar cada cuatro años, no pondrían grandes objeciones: se ahorrarían el gasto y la fatiga de las campañas y el posible susto de quedarse sin escaño. Pero los comicios —aunque inservibles siempre e inquietantes a menudo— son necesarios para el Sistema,  pese a lo superfluo de su función en un régimen reciamente oligárquico.
Me explico: son un ritual necesario, la legitimidad imprescindible, el acabamiento perfecto (aunque sea en orgasmo fingido) de la comunión entre plebe y plutocracia. Como pasaba con los reyes antiguos, es necesaria la aclamación popular para ungir  al nuevo jefe, que en el mejor de los casos sólo es un primus inter pares y, por lo común, un simple roi fainéant al servicio de los poderes económicos. Hoy ya no es a un guerrero con cien enemigos muertos al que hay que alzar sobre el pavés, sino a un tecnócrata de cutis de alabastro y corbata Hermès con un millón de parados a las espaldas. Incluso los teólogos y los sacerdotes que justificaban la asunción del trono por el nuevo déspota, su inevitabilidad, el designio divino, el Mandato del Cielo, han sido sustituidos por los economistas y los expertos, esos que siempre acompañan los recortes y las deslocalizaciones con la eterna letanía de nos movemos en un mercado global, no se puede hacer otra cosa, hay que adaptarse a las nuevas tecnologías, vivimos en una sociedad abierta  y demás mantras del argumentario de la pauperización.
No queda más remedio que continuar con las elecciones: Show must go on! Aunque el entrepreneur (o souteneur) no gane para disgustos. Un preclaro antecesor de los Tusk, Juncker y Merkel actuales, Cayo Calígula, se quejaba poco más o menos en los mismos términos de la canaille, y deseaba que el pueblo tuviera una sola cabeza para poder cortársela de un tajo. Por desgracia, este monstruo hobbesiano se compone de más testas de las que adornaban a la Hidra de Lerna y no pueden seccionarse de golpe; lo más conveniente es vaciarlas y llenarlas de serrín: para eso  se inventaron los grandes grupos de comunicación y la educación en valores. Lo sorprendente es que este método de pan y tele empieza a fallar —quizá porque ya no hay tanto pan— y el pueblo menudo da en la ventolera de votar lo que no está prescrito, de automedicarse políticamente, de volver a los viejos remedios de antaño, de —puestos en lo peor— preferir el suicidio por propia mano a la eutanasia por la ajena. 
Lo más llamativo de las últimas elecciones en Francia es que fueron eso: elecciones; se votaban dos alternativas de verdad, excluyentes. Pero el  secreto mejor guardado de la Unión Europea es que no debe haber elección, que la habitual guerra florida entre un candidato de izquierdas y otro de derechas no implica ningún trastorno serio del Sistema, sólo un cambio de nombres, una confirmación formal de que se vive en una democracia y una válvula de escape para las iras de los forzados que reman en la galera de Schumann y Monet.  Por eso, los jerarcas del Régimen han tenido que bajar a la calle y abandonar su tradicional y exquisita neutralidad para arremeter en pro de Macron y contra Marine Le Pen; Juncker se volvió mitinero y se entrometió en la campaña electoral francesa con modales de poligonera tatuada, sólo le faltó agarrarse del moño con Marine y pelear  como una tarasca con la bata abierta y los chichos colgando.
Sí, algo está cambiando en Europa cuando los nababs pierden los nervios. Pues nada, Juncker: ¡Una de valeriana con alka seltzer!

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 10 de mayo de 2017

Democracia

votaR

Estimados antidemócratas, cuando ganó Trump o ganó el Brexit hablaban ustedes de la ´´voluntad popular´´ y no le ponían peros a la democracia.
Lo de la democracia orgánica del Caudillo estaba muy bien, también,

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
martes, 09 de mayo de 2017

vota vota y arreglado está

Es el engaño perfecto, la democracia: Nunca habrá una revuelta popular, por muy mal que esten las cosas, para qué arriesgar el pellejo, mejor esperar cuatro años que seguro que el siguiente candidato nos arregla la vida... Es imposible elegir a alguien peor que el gobernante actual, y resulta que el siguiente siempre es peor que el pasado.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
martes, 09 de mayo de 2017

Ni hablar!

Hay que vota a un partido católico, ¡como Dios manda!

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
martes, 09 de mayo de 2017

ABSTENCIÓN

NO HAY DEBER de votar a ningún partido Único Paneuropeo cada cuatro años y menos a partidos subvencionados por el contubernio y SÍ hay otro remedio a continuar con las elecciones: abstención activa para ilegitimar el sistema NO democrático.

# Publicado por: el Blues (Madriz)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
La destitución de Bannon o el fin del trumpismo
Varsovia, Hamburgo: Trump reinventa la Mitteleuropa
En 1958 daba risa el islamismo
Francia: ganan los «Bobos»
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?
Homenaje a Pascual Tamburri
Video electoral de Marine Le Pen
Donald Trump cumple sus promesas
Seis meses de cárcel por manifestarse contra una agresión sexual cometida por un migrante
¿En que consiste la Alt-Right?
Rusia: ese "pequeño país"… de mayor inteligencia
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (y II)
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (I)
La oligarquía sigue tropezando
Lo que ha pasado en Austria
Compañero Fidel
John Wayne cruza el Rhin
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Palabras
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
3 JESÚS J. SEBASTIÁN
Contra "Occidente"
4 El pueblo moral
5 SERTORIO
A degüello



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |