''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Liquidar el «régimen del 78»

Jesús J. Sebastián

21 de octubre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

Si en algo los auténticos defensores de España estamos de acuerdo, por muy sorprendente que pueda parecer, con los separatistas, los terroristas y los ultraizquierdistas, es en que, de una vez por todas, “hay que acabar con el régimen del 78”. Una especie de “pacto” de circunstancias que abrió la historia de España a su desvertebración y posterior desmembración, mediante el juego de la alternancia de los dos partidos mayoritarios (uno, presuntamente de derechas, el otro, sólo hipotéticamente de izquierdas) y la complicidad interesada y manifiesta (cuando no el apoyo incondicional a cambio de privilegios financieros) de la oligarquía nacionalista vasca y catalana. La impunidad con la que han actuado estos cuatro actores (versión política de los cuatro jinetes del Apocalipsis) nos condujo a cuarenta años de tiranía, corrupción, chantaje y desespañolización, mientras que la supuesta derecha se apuntaba a la moda de la “expertocracia” y la “tecnocracia”, de la gestión de los recursos, filial de una gobernanza mundial neoliberal, y la hipotética izquierda se hacía con el control de todos los resortes mediáticos, universitarios, educativos y artísticos, apostando por la internacionalización de los conflictos y la protección de las “minorías”, a la vez que tejía una alianza contranatura con los viejos nacionalistas.

La Constitución del 78, a pesar del mito de su intangibilidad, no es intocable. Nos han repetido hasta la saciedad que sólo admite pequeñas y puntuales reformas o modificaciones. Pero lo que es necesario ya no es modificarla sino sustituirla. Si apostamos por “liquidar el régimen del 78” no es, precisamente, como quieren los “traidores” para profundizar en los demonios que su aprobación desencadenó. Sino para volver atrás y comenzar de nuevo.

La Constitución del 78 consagró un modelo territorial diabólico, entonces concebido simplemente como una componenda para pacificar los territorios supuestamente irredentos de una “nación cerrada en falso”. Abrió la puerta a la existencia de “nacionalidades” (sic), concepto al que inmediatamente se apuntaron los levantiscos para patentar sus “hechos diferenciales” (otra vez sic), cuando la “nacionalidad” es un concepto exclusivamente civil de carácter personal (la “nación” es España, la “nacionalidad” es la española, y luego está la “vecindad”, civil o foral, que puede ser catalana, valenciana o murciana), y no una delimitación territorial de carácter histórico y político. Con la aceptación de este grave error jurídico-institucional se propiciaba el tránsito de un dudoso “principio de las nacionalidades” a la reivindicación del “estatus de nación” por parte de ciertas minorías antiespañolas.

Quizás en aquel fatídico momento del 78 hubiera sido más razonable manejar un “sistema federal”, pero la “memoria histórica” obturaba las preclaras mentes de nuestros (de nuevo sic) “padres de la Constitución”. Prefirieron crear un engendro autonómico que a nadie dejaba satisfecho y que llevaba en su seno el germen de la descomposición. Federar no implica necesariamente “pactar” una asociación entre actores nacionales en condiciones de igualdad, lo que no era el caso, sino que puede concebirse y utilizarse “a la carta”, es decir como un ejercicio de distribución territorial, no del poder político, sino de la gestión administrativa, esto es, como una “descentralización” bajo control. Federar no supone automáticamente la concesión legislativa y ejecutiva de competencias fiscales, educativas, sanitarias, etc., sino la delegación de la ejecución de la legislación del Estado y de la gestión de los recursos financieros por él puestos a disposición de un territorio, siempre bajo la superior dirección política del Estado federal. En fin, federar, pese a la mala prensa que rodea a este concepto, es un sistema flexible que puede adaptarse a diversas circunstancias y contingentes, como lo demuestra la gran variedad de “estados federados”, todos ellos distintos tanto en su formalización como en su materialización. Federar pudiera haber sido la solución entonces, pero no ahora. En aquel momento hubiera sido posible “federar” a dos entes territoriales problemáticos (País Vasco y Cataluña), pero se optó por “comunitarizar” a diecisiete, algunos de ellos auténticas aberraciones históricas. Entonces hubiera sido posible, pero no ahora: ya no es posible federar, sino (re)unir, (con)juntar. Una España rota, quebrada, fracturada, por culpa de los herederos del “régimen del 78” y de los traidores que quieren acabar con el mismo, sólo para sustituirlo por una “confederación internacional de pueblos ibéricos” enfrentados y airados, donde reine lo más crudo del leninismo, del trotskismo y del estalinismo. Ver cómo se forja una alianza conspirativa entre nacionalistas (burguesía vasca y catalana, celosa de sus prebendas) e internacionalistas (comunistas y terroristas), no tiene precio. Bueno sí, un precio seguro: el fin de España.

Los principales partidos políticos de ámbito nacional-estatal tienen, no obstante, la solución mágica: reconocimiento del estatuto de “nación” a Cataluña y País Vasco, concesión de un concierto fiscal a Cataluña ‒los vascos ya lo “explotan”‒ y constitución de una suerte de Estado federal con territorios de primera, territorios de segunda y territorios en el limbo, y lo que es peor, ciudadanos de primer nivel ‒los desleales‒ y ciudadanos sin nivel ‒los leales. Se premia la traición, se penaliza la fidelidad. La fiesta separatista la pagaremos entre todos, por supuesto, no sólo con los sentimientos y las pasiones, sino con nuestros impuestos (los de los españoles, me refiero). De esta forma, los políticos estatales podrán seguir corrompiéndose y vendiéndose al mejor postor, los políticos nacionalistas podrán continuar esquilmando a sus pobres pueblos irredentos y seguir chantajeando al resto de los españoles, y los políticos ultraizquierdistas podrán continuar conspirando para destruir España, después Europa y mañana… el mundo.

Y todo esto ¿para qué? Pues para seguir en el mismo camino que se inició en el 78. Se pacta una tregua-trampa y continuamos juntos unos cuantos años, hasta que el dragón híbrido (nacionalista y comunista) vuelva a arrojar fuego y ya sea demasiado tarde. Roma no pagaba traidores, nosotros los subvencionamos. Acabemos de una vez por todas con el “régimen del 78” y sus lacayos. Acabemos también definitivamente con todos los que quieren liquidar el “régimen del 78”, eufemismo mediático tras el que se oculta su única y perversa intención: liquidar España. Liquidémoslos, pues, a todos ellos (políticamente, se entiende) y volvamos a “hacer España”. Vivimos un momento histórico. Volvamos a Covadonga, reiniciemos la reconquista. A ver si esta vez lo hacemos mejor.

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 22 de octubre de 2017

No está tan mal...

...el ´´régimen´´ del 78. ¿Qué ha frenado al secesionismo catalán? Primero, que se quedarían fuera de la UE, y segundo que en la UE ven el autogobierno que tienen en Cataluña y se dan cuenta de que los secesionistas se quejan de vicio y de que nada va ser nunca suficiente para ellos.
Respecto a lo de ´´nación´´, como es un concepto puramente sentimental, pues todo el mundo tiene el derecho a considerar a su región o su comarca o a su pueblo una nación. ¿Y qué? Es totalmente irrelevante.
Los nacionalistas españoles deberían tolerar a los nacionalistas vascos o catalanes y que folkloreen con sus banderas y con su parafernalia lo que quieran. Otra cosa es que pretendan romper el ESTADO, que eso no.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
domingo, 22 de octubre de 2017

Liquidar el Régimen del 78

Liquidar el Régimen del 78, ¿para qué? Esa supuesta derecha que se apuntaba a la moda de la ´´expertocracia´´ y la ´´tecnocracia´´, de la gestión de los recursos, junto a la la hipotética izquierda se hacía con el control de todos los resortes mediáticos, universitarios, educativos y artísticos, y ayudados por las citadas oligarquias vasca y catalana, no han cambiado. Siguen siendo los mismos actores. Y, ¿con esos bueyes vamos a arar la era? ¿Van abdicar de sus interese y hacerse el harakiri como lo hicieron los franquistas, en aras del beneficio de la nación. Tienen claro que ellos son la nación. Y seguro que el pasteleo imperante, nos llevaría a un escenario peor, con el que tendrían que lidiar las generaciones venideras, y vuelta a empezar la burra.

# Publicado por: José Leché Palacios (Santovenia de Pisuerga.-Valladolid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
Contra "Occidente"
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |