''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
La Semana Santa: cuando lo sagrado se hace esperanza


Quien aquí está es un pueblo, no un público. Y lo que aquí se celebra es un rito, no un espectáculo.
Javier R. Portella

29 de marzo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


En la mayoría de España, pero sobre todo en Andalucía, de pronto ciertos días señalados del año ocurre el prodigio, y la calle, la vulgar vía de paso, se transfigura, vibra, revienta de emoción. Por su asfalto anodino y gris transita algo totalmente distinto: voces, músicas, luces, fastos…: los de una especie de templo, o los de un gigantesco teatro en el que actores y público, celebrantes y participantes tienden a confundirse. Ahí, cuando las gentes de Andalucía se lanzan a la calle endomingadas y gozosas, revistiendo las ropas de las grandes ocasiones: esas que, entre bolas de naftalina y pliegues de almidón, aguardan en arcones y armarios la llegada del gran día.

Pero ¿es realmente gozo lo que brilla en los ojos de ese pueblo que inunda las calles desde el Domingo de Ramos al de Resurrección? Lo es, salvo que ese gozo es todo lo contrario de una placidez: anida en él la emoción de un sobrecogimiento y el destello de un ansia. Y así, entre dichas y ansias, va la gente en tales días. Unos, de pie en las aceras; otros, rompiendo filas, metiéndose en la convulsa bulla que atraviesa la procesión, mientras se alumbra en el rostro de todos la luz de un momento excepcional, ese en el que, entrecruzándose las miradas, todos parecen decirse: «Henos aquí de nuevo, como cada año; así somos y aquí estamos».

Quien aquí está es un pueblo, no un público. Y lo que aquí se celebra es un rito, no un espectáculo. Cosa insólita, como insólito es el lugar: ese asfalto del que han desaparecido unos coches que parecen ahora haber sido soñados en una lejana pesadilla; o esas fachadas cuyos rótulos y carteles, publicitando mil productos, se convierten en el más incongruente de los anacronismos. Todo ello es asombroso, pero aún lo es más lo que se juega en las siete jornadas de una semana a la que se llama santa queriendo decir sagrada: toda una antigua historia de Vírgenes y Cristos, de creencias y religión; algo que, fuera de tales días, ha dejado de impregnar tanto las calles de la ciudad como el espíritu de su gente.

¿Por qué esos días se echa a la calle todo un pueblo cuyo mundo ha dejado de estar marcado por lo sagrado? ¿Por qué todas esas gentes en cuya vida no late ni pasado ni tradición se apiñan en torno a algo que no hace sino rezumar memoria y tradición? ¿Por qué parecen como reconocerse y afirmarse todos al paso de sus imágenes?

Tal vez sea que esas imágenes son precisamente eso: imágenes, símbolos. Tal vez sea que a través de tales símbolos se manifiesta algo que va mucho más allá de lo que entendemos estrechamente por religión. Tal vez sea que tales imágenes nos dicen y tales símbolos significan que ni la vida ni los hombres son lo que hoy se pretende que sean: una ávida máquina de producir y consumir. Tal vez sea que sólo así, reconociendo la verdad honda de lo mítico, el alto lugar de lo imaginario, sea posible que lo sagrado anide de nuevo entre nosotros.

Tal vez sea, en fin, que aún queda, pese a todo, sitio para la esperanza.

Extracto del libro El abismo democrático,
de Javier R. Portella, de próxima publicación.


SALIDA EN MÁLAGA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE
Y ÁNIMAS A HOMBROS DE LA LEGIÓN Y DE
EL NOVIO DE LA MUERTE

Nadie en el Tercio sabía
quién era aquel legionario
tan audaz y temerario
que en la Legión se alistó.

Nadie sabía su historia,
mas la Legión suponía
que un gran dolor le mordía
como un lobo el corazón.

Mas si alguno quién era le preguntaba,
con dolor y rudeza le contestaba:
Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera,
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tan leal compañera.

Cuando más rudo era el fuego
y la pelea más fiera,
defendiendo su Bandera,
el legionario avanzó.

Y sin temer al empuje
del enemigo exaltado,
supo morir como un bravo
y la enseña rescató.

Y al regar con su sangre la tierra ardiente,
murmuró el legionario con voz doliente:
Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera,
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera.

Cuando al fin le recogieron,
entre su pecho encontraron
una carta y un retrato
de una divina mujer.

Y aquella carta decía:
“... si algún día Dios te llama,
para mí un puesto reclama
que a buscarte pronto iré”.

Y en el último beso que le enviaba,
su postrer despedida le consagraba:
Por ir a tu lado a verte,
mi más leal compañera,
me hice novio de la muerte,
la estreché con lazo fuerte
y su amor fue mi Bandera.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 30 de marzo de 2018

Esto es España

Como buen burgués e hijo de la mentalidad burguesa, el marxista, al igual que el liberal, gusta de desacralizar y emponzoñar todo aquello que durante milenios Europa ha tenido por sagrado (la vida, la muerte, la existencia, la naturaleza, la hermandad entre los hombres, etc.). Ya dijo Sorel que lo sublime murió en la burguesía.

Derechón, eso sería maltrato animal.

¡Viva el Cristo legionario! ¡Viva la Legión! ¡Viva España!

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
jueves, 29 de marzo de 2018

Método Ludovico

Como en la Naranja Mecánica, podría atarse a un todopodemita a una butaca y pasarle el vídeo que ilustra este artículo una y otra vez.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
jueves, 29 de marzo de 2018

Ejercito aconfesional

¿Se puede exigir al ejercito una postura aconfesional?, no cabe duda que los ciudadanos pueden exigir que cualquier funcionario del estado realice sus tareas de acuerdo con sus gustos, sus intereses y sus aptitudes, es decir disponga de vocación para ejercer su profesión, sin importar sus creencias religiosas. Ésto sería aplicable a un maestro, un médico, un juez, etc. El problema es que un militar, desde mi punto de vista, tiene que tener algo más que vocación. Si a esa parte de ciudadanos se les exige dar la vida por la patria, no basta con tener vocación, el militar necesita tener algún asidero más para cumplir con su cometido. En éste caso ´´asidero´´ es la forma aconfesional de pronunciar la palabra Fe. Fe y agallas como las que necesitó, Arnaud Beltrame, el policía francés que ofreció su vida para salvar a los rehenes que retenía un terrorista de otra fe. Arnaud Beltrame, católico y militar que Dios tenga en su Gracia. Dejen a los militares vivir según sus tradiciones y creencias.

# Publicado por: La Rochejalein (Valencia)
jueves, 29 de marzo de 2018

Tampoco es eso

En Alicante se han convertido en atracción turística, cierto que parte de los participantes y espectadores son creyentes y practicantes, pero la otra parte se lo toma como una fiesta lúdico festiva..., aplausos a costaleros por doblar esquinas, o por hacer bailar las imágenes, ..., en fin, a mucha gente le gusta sea por una u otra razón

# Publicado por: Pedro Revenga (Alicante)
jueves, 29 de marzo de 2018

PATRIOTISMO.-

Estas manifestaciones religiosas, así como otras de corte popular, no son más que expresiones patrióticas de un pueblo que se resiste con uñas y dientes a ser sojuzgada por la invasión de externalidades mundialistas, que no procuran más que la destrucción del espíritu patriótico de nuestro País. No hay que publicitar ni hacer campaña para recabar la presencia delos patriotas. Es espontánea su afluencia. Es como un grito de resistencia contra la invasión mundialista. Es como si el espíritu nacional se quisiera afianzar por encima de todas esas incursiones. Semana Santa, Fallas de Valencia, Pilar de Zaragoza, Sanfermines, y tantas y tantas fiestas, tanto religiosas como profanas, que inundan nuestro País y que incluso se refuerzan, como diciendo a los maltratadores sociales: ´´No podéis con nuestras tradiciones´´. Ese es el patriotismo que hay que mantener para no dejar que se desmembre nuestra condición de españoles.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Ligar a la baja
El arte de la guerra cultural
Modernos y progres, los verdaderos catetos
Francofeminismo
Documento de consentimiento de relaciones sexuales
«Mayo 68», la enfermedad infantil del capitalismo
Dominique Venner: ¡Presente!
Un juez valiente
La ocultación de la inmigración masiva en Alemania y la UE
Desmontando a Lauren
Moderaditos
Ha nevado toda la noche
Dominique Venner y la supervivencia de Europa
Reino Unido y Alemania censuran la obra de Egon Schiele
Lo que va de 1965 a 2017
La profesora de Osaka
Masturbarse es violar por telepatía
Tórtolos...
Las golfas-monjas
¿Violencia machista?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |