''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La Gran Sustitución

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Italia

Matteo Salvini y Luigi Di Maio, líderes de la Lega y del Movimento 5 Stelle.

La democracia liberal, ese disfraz que se pone la oligarquía.
Sertorio

1 de junio de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


Que la democracia liberal es simplemente el disfraz que se pone la oligarquía para no asustar a la masa es algo que Spengler certificó hace ya cien años. Desde entonces ha llovido mucho, pero en un siglo todo ha seguido igual. El último ejemplo nos lo está dando Italia, donde la sacrosanta voluntad popular expresada en las urnas ha producido un resultado imprevisto, una extraña combinación de izquierdas populistas y derecha identitaria que ha puesto patas arriba la gobernabilidad del país.

Al presidente de la República no le han faltado arrestos para saltarse la voluntad nacional y boicotear el gobierno de coalición del profesor Conte por su desacuerdo con el pensamiento de otro profesor, el venerable Paolo Savona, un euroescéptico, al que se le iba a encomendar la cartera de Economía. El jefe del Estado italiano, Sergio Mattarella, al que El País define como un dique frente a las embestidas del populismo, recuerda peligrosamente con su acción a los vetos de Luis XVI en 1791 y a los remoloneos de Hindenburg en 1930. De hecho, el Brüning de Mattarella será el impopular Carlo Cotarelli, esbirro del FMI sin el menor apoyo parlamentario, quien –marca de la casa– pretende más Europa, más austeridad y más recortes. Justo todo lo contrario de lo que la gente votó. Mattarella, como tantos otros jefes de Estado en semejante situación, opta por atrincherarse en el boicot a la mayoría política y esperar que el tiempo juegue en su favor. Históricamente, estas jugadas cortoplacistas acaban exasperando a la gente y radicalizan las opciones de voto. Alcala-Zamora jugó a algo semejante en la España de 1934-36 y ya sabemos cómo acabó la cosa.

Mattarella se juega el impeachment, pero todo vale con tal de no entorpecer las políticas de Bruselas, de esa Unión Europea que se está convirtiendo en la cárcel de los pueblos, en un tinglado de banqueros y burócratas que operan sin la menor legitimidad democrática, sin apenas control parlamentario y con un desprecio mayúsculo hacia lo que es la base de su legitimidad: la soberanía de los Estados que la constituyen, que son preexistentes a ella y que encarnan, les guste o no a los oligarcas de la Comisión, la voluntad popular con mucha más transparencia que los opacos agios del Banco Central Europeo o los inútiles debates del superfluo y carísimo parlamento de Estrasburgo.

Juncker, en este caso, ha permanecido mudo, que es como mejor está; pero la UE no puede vivir sin pisar callos, sin escupir a la cara a sus pueblos y sin despreciar esa democracia de la que dice surgir. El comisario alemán Oettinger, el hombre de Merkel, la voz de nuestra ama, el Oberbefehlshaber de la Kommandantur Brussel, no pudo reprimirse y con la tradicional diplomacia y sutileza teutónicas, dignas de un Ribbentrop, amenazó a los italianos con que los mercados les enseñarían a votar lo que deben. Sobran los comentarios. Aunque luego se vio obligado a pedir disculpas, el exabrupto del germano sirve para ver con cristalina claridad lo que piensan los plutócratas de la UE. No olvidemos tampoco una breve aclaración semántica: los mercados son ellos.

Bruselas ha intervenido en los procesos electorales (apoyo descarado a Macron en Francia), ha amenazado a las naciones que quieren seguir siendo ellas mismas (Hungría, Polonia) y nos exige que nuestro voto sea el apropiado. Pero no olvidemos lo fundamental: la UE no es Europa, es su negación. La Europa de Bruselas es simple economía, un negocio, en el que, además, los pueblos son algo que debe ser destruido para dar paso a un melting pot sin alma, sin casta, sin tradiciones, donde la soberanía nacional, que es lo que garantiza la voluntad popular, se anule ante la omnipotencia de los poderes financieros globales, esos que pisotean la democracia cuando les conviene, basta con ver lo que han hecho de Trump. Bien está que se quiten la máscara y que muestren su rostro. Esperemos que nuestros primos italianos tomen cumplida nota.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 3 de junio de 2018

Señora Ileana

En este medio, la mayoría de sus lectores también estamos a favor de un capitalismo con justicia social. La Tercera Vía de la socialdemocracia se parece muchísimo a la Tercera Posición del fascio. Y también somos muy paneuropeos. ¡Anímese usted a unirse a nuestras legiones!, como buena romana

# Publicado por: Derechón (Madrid)
domingo, 3 de junio de 2018

vamos Italia, muestranos el camino

Está aumentando el número de troles comentando en todos los medios libres e independientes. La progres están poniendo toda su carne en el asador, se ve que ya ven su gobierno mundial en el horizonte y se abalanzan hacia él a toda prisa. Poco les va a durar el gustito.

# Publicado por: Requiario (Ourense)
sábado, 2 de junio de 2018

Cursicracia

Un inciso: Señora Ileana, este periódico es de derecha populista. Es lógico que apoye y celebre este pacto en Italia.
Vamos al tema:
Lo primero que hace Sánchez es prometer el cargo sin Biblia ni Crucifijo. Se puede ser ateo y respetar un poco la raíz cultural de la nación. Vamos, digo yo. ¿Va a quitar Sánchez los símbolos católicos del mobiliario urbano? ¿va a inaugurar mezquitas y madrasas? ¿va a imponer la ley seca en el Ramadán?
En su cuenta de Twitter, Sánchez, pone ´´Presidente del Gobierno. Padre.´´ ¿Se puede ser más cursi? es como esos padres de familia que ponen en su puesto de trabajo una foto con la señora y los niños.
Nos espera una tormenta de cursilería.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
viernes, 1 de junio de 2018

Italia y su nuevo gobierno

Me sorprende que El Manifiesto tenga como corresponsal en Italia a este Sr. Sertorio. Un extremista que tiene el descalo mental de alabar una política como la de Hungría (?!) y Polonia! Países que no deberían pertenecer a la UE . Están muy lejos de los ideales y principios en que se fundó la UE! Hay obligaciones que ellos anteriormente han suscrito. No las honrran? Fuera de la UE, nadie les obliga a estar en el grupo! La comodidad de los hipócritas y prepotentes es totalmente inaceptable. La UE debería tomar medidas serias para cancelar los fondos de la UE a estos dos países y a los países que siguen aprovechandose de los impuestos de los ciudadanos del resto de los países. Creo que quedó claro. Soy liberal, democrática que cree en un capitalismo con justicia social.
No en las dictaduras capitalistas y retorcidas!
Los artículos publicados en El Manifiesto son expresión de verdades, no de aberración mental extremista y obsoleta! Me quedé maravillada de ver las dos publicaciones de este ´´corresponsal´´. Demuestra que de la política italiana no tiene la menor idea! No sé dónde vive!!!

# Publicado por: ILEANA (Roma31)
viernes, 1 de junio de 2018

¿Plutocracia apellidada?

Con oligarquía quiere usted ocultar al sionismo plutócrata para que no se asuste la masa y muerdan los adoradores de Maamón.

# Publicado por: J.M. (Madrid)
viernes, 1 de junio de 2018

¿democracia liberal?

El parlamentarismo, nacido en Inglaterra, no ha sido nunca democrático, aunque si parlamentario, cosa que no hay aquí, donde los partidos son del Estado. La democracia es representación del pueblo, y también separación de poderes, cosa que no se da en el liberalismo. Hay que ser claro y llamar a las cosas por su nombre si queremos entendernos y progresar.

# Publicado por: Pedro ortigosa goñi (cirauqui)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Desestabilizando
Eurocidio:Guadalete, Kosovo, Mohacs..., Bruselas
In memoriam August Ames
La isla de los caníbales
¿«Cultura» de masas?
Víctor Laínez, ¡Presente!
La nueva desigualdad
ARA San Juan
Farsa en La Haya
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Una larga enfermedad
José Vicente Pascual
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo
3 SERTORIO
La Gran Sustitución
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Una larga enfermedad



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |