''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 30 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La oclocracia que viene

JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición

ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Vuelve la pesadilla anual de ARCO

Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial

¡Esta obsesión anal que tienen! Se entiende, dado el contenido de lo que hacen... Ése debe de andar esperando el "Plug anal" que plantaron no hace mucho en la place Vendôme de París. Un comando popular lo desinfló y destruyó.

Tal para cual, por supuesto: «élites» indignas y «arte» infame. Y comillas a mansalva, como verán. Todo es falso, todo es engaño, nada es lo que pretende ser.
Javier Ruiz Portella

23 de febrero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Vuelve un día de éstos la pesadilla de cada año. Se inaugura en Madrid la Feria —ARCO, la llaman— en la que, con el agasajo de los medios de adoctrinamiento de masas y la presencia de «grandes» de este mundo, el arte se ve anualmente ultrajado y la belleza, escarnecida.
 
No sé por qué, pero andaba convencido, ingenuo que aún soy, de que a la Cosa asistían tan sólo Sus Majestades los Reyes de Estepaís, altos jerarcas del régimen, banqueros (se cuentan entre los principales coleccionistas), así como los directamente implicados: los profesionales del Tinglado denominado «arte» (comillas, por favor) «contemporáneo» (más comillas, pues también existe, al margen, medio escondido, sin reconocimientos ni agasajos, un auténtico arte contemporáneo).[1]
 
El arte sin comillas de nuestro tiempo no cuenta, desde luego, con la presencia ni de los reyes ni de aquellos a quienes se reducía —creía yo— el cortejo de ilustres asistentes a la Cosa anual. Me equivocaba. Van todos. Va toda la «élite» (siguen las comillas): desde nuestros «aristócratas» (aristoi, los mejores, significaba cuando no había que entrecomillarlo) hasta grandes potentados cuyos salones, habitaciones y gabinetes atesoran las más fastuosas colecciones del arte que no necesita comillas.
 
Que una baronesa Carmen Thyssen —alguien cuyo museo Thyssen-Bornemiza atestigua sobradamente su alta sensibilidad y su generosidad para ofrecer a todos las más bellas obras de nuestra historia—, o que una Francesca von Habsburg, archiduquesa de Austria (y emperatriz consorte, si los Habsburgo volvieran al trono), o que alguien como una Alicia Koplowitz, o como el financiero Juan Abelló y la aristócrata Anna Gamazo, por citar sólo algunos de los personajes entre cuyos miles de obras de arte figuran Grecos, Zurbaranes, Tintorettos, Goyas, Vang Goghs, Romeros de Torres…: que gente a la que cabe suponer una cierta o incluso alta sensibilidad, dé su caución a los garabatos y mamarrachadas de la Cosa; que gente así acuda a ella (como informa complacido El Mundo en su crónica de mundanidades); que gente parecida rinda anual pleitesía a la Fealdad y a la destrucción del arte, he ahí algo que…
 
He ahí algo que nos pone ante la descarnada evidencia de nuestra degeneración.
 
Una degeneración que no es, sin embargo, la de nuestro pueblo —ese pueblo, esa gente sencilla, que está enviciada por mil otras cosas, es cierto, pero que, en su mayoría, no comulga en absoluto con las ruedas de molino del Tinglado. Nadie, sin embargo, se atreve a  decirlo: temen las buenas gentes ser tildadas de incultas. Nadie levanta la voz, nadie proclama alto y fuerte que el rey está desnudo —y cubierto de excrementos.
 
Aún menos lo dicen, por supuesto, los directamente implicados: «artistas», marchantes, galeristas… Son, por supuesto, la parte operativa de la destrucción, pero no su causa primera. Nada podrían, a nada llegarían sus ansias de dinero fácil (lleva muy poco tiempo ensuciar un lienzo cuya creación artística requeriría meses) si nadie comprara sus obras, si nadie fuera a verlas, si ningún papanatas escribiera los artículos que se escriben, si hubiera muchos más artículos como éste… Más fundamentalmente: nada podrían las gentes del Tinglado si el mundo no estuviese bañando en un caldo de cultivo, si no estuviera envuelto en todo un «espíritu» (más comillas: es la negación misma del espíritu) que ampara y propicia la destrucción, por primera vez en 20.000 años, del arte y la belleza.
 
Ese «espíritu» que, no siendo espíritu, es lo que lo engulle todo, ¿quién lo cultiva, propicia, fomenta, sino esas «élites» que tampoco son élites y que están compuestas tanto por los «aristócratas», financieros y banqueros anteriormente evocados como por los medios de adoctrinamiento de masas que les ríen las gracietas: las suyas y las de aquellos cuyos engendros aplauden?
 
Entendámonos, sin embargo, señores igualitaristas, que ya les veo venir. El problema, desde luego, son las élites —pero no el que éstas existan. Al contrario. ¡Todo el problema, miren por dónde, es que las élites han dejado de existir! Todo el problema es que quienes ocupan su lugar no merecen tal nombre: se dedican, inclinándose ante la nada, a saludar espantos y a festejar esperpentos. Élites, siempre las ha habido, las habrá y las tiene que haber —hasta que el mundo sea mundo. Élites: gentes que, con toda la desigualdad que ello implica, asumen la alta responsabilidad de mando. El problema es cuando quienes lo ejercen, lejos de ser los mejores, son los peores.
 
Quienes crearon el gran arte de nuestra civilización —el arte a secas, habría que decir— fueron por supuesto nuestros grandes artistas. Pero todos los Praxíteles, los Durero, los Leonardo, los Miguel Ángel, los Rafael, los Tiziano, los Greco, los Velázquez, los Goya, los Délacroix, los Cézane, los Van Gogh (¿sigo?), todos ellos se habrían quedado ahogados (marginados, en el mejor de los casos), todos ellos habrían sido desconocidos en su tiempo y en los tiempos venideros, si el mundo no hubiese estado bañando en un caldo de cultivo, envuelto en todo un espíritu que propiciaba el esplendor del arte y hacía que sus obras fueran acogidas, admiradas, reverenciadas —aunque no siempre de entrada, es cierto.
 
Quienes alentaban semejante espíritu, quienes lo fomentaban —cultural pero también económicamente— eran unas élites que merecían tal nombre. Primero, una aristocracia que, durante siglos, asumió con alto estilo los derechos y deberes que tal nombre y tal rango implican. Luego, la alta burguesía que la derrotó y suplantó, pero  que siguió asumiendo durante un tiempo (quizá sólo para presumir, es cierto) las principales funciones que en el campo de la cultura y del arte habían sido las de su víctima. Hasta que la burguesía se hartó. Hasta que abandonó toda inquietud por las cosas del espíritu. Hasta que se limitó a chapotear en la pura y burda materialidad de sus intereses, en tanto que los antiguos aristócratas —ya simples restos— se iban disolviendo entre los brillos y colorines de las revistas del corazón.
 

[1] De esta marginalidad, el mecenas barcelonés José Manuel Infiesta (aún existen élites sin comillas) se dedica a sacarlo mediante su Museo Europeo de Arte Moderno del que ya hemos hablado en estas páginas.

 
Lo han visto y se han reído ya más de 1.100.000 personas en Youtube. Lo hemos presentado aquí varias veces, pero como siempre hay alguien que aún no lo conoce, aquí va una vez más, ritualmente, como cada año a finales de febrero, el video de una interesante experiencia efectuada en ARCO.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 23 de febrero de 2015

Leído en un foro de la red...

El arte moderno no es más que un megachanchullo para escaquearse de Hacienda, desgravarse y lavar dinero negro procedente de fuentes escalofriantes.

Además, sirve para promover los anti-valores de la ingeniería social y para devaluar por los suelos el precio del arte de verdad, a fin de que cuatro marchantes avispados puedan comprarlo a precio-ganga. Llamémoslo dumping artístico.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 23 de febrero de 2015

Comentario


Coincido totalmente con J.A. Martínez (y con el artículo, claro), el ´´arte contemporáneo´´ es un gran circo de listillos que medran gracias a los aires de modernillos que quieren darse los que dicen gustar de engendros como el que aparece en la cabecera de este artículo. Como dijo Albert Boadella, son ´´los cretinos que venden la nada por el temor de los demás a pasar por cretinos´´.

# Publicado por: Daniel (Almería)
lunes, 23 de febrero de 2015

Los efectos secundarios del racionalismo

Nihilismo y materialismo. Dos hijos del racionalismo.

¿Rebelarse contra esta decadencia o cabalgar el tigre? He ahí el dilema.







# Publicado por: El Disidente (Madrid)
lunes, 23 de febrero de 2015

Arte, negocio y ¿estafa?

Hoy las artes sobre todo las plàsticas que poseen una base material espaculable, son por encima de todo un negocio, hay por tanto que ´´crear´´ artistas, vender sus obras y una vez compradas serán los propios compradores quienes se cuidarán muy mucho de que no se devalúen. Hay por tanto que crear un ambientillo cultural procurando de que nadie ose a decir ´´El Rey va desnudo´´ so pena de caer en la galera del descrédito cultural e intelectual, y así medran las mamarrachadas a que alude el artículo. En otras artes , como la música, lo que priva es la caza de la subvención (¿Cuanto nos cuestan a todos las mamarrachadas de ciertos escenógrafos en el Teatro Real, por ejemplo?) y volvemos a lo mismo, el problema es que la música es un arte en el tiempo. Soportar una obra inaudible o una versión ´´rompedora´´ de una ópera requiera soportar el tormento hasta varias horas, uno puede colgar un cuadro, o una reproducción del mismo, para pasar por ilustrado o a la espera de que aumente su valor y no mirarlo.

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La oclocracia que viene
3 JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición
4 Nenes mimados, adultos blandengues



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |