''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 22 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Quieren que las musulmanas se tapen en la playa

Las feministas islamistas


Todo aquello que feministas e izquierdistas habían defendido con tanta fuerza —y con tanta razón también, al comienzo al menos—, ahora resulta que no era nada, era filfa, era un engaño.
Javier R. Portella

30 de agosto de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
Así pues, toda aquella lucha destinada a que la mujer se libere del “yugo patriarcal”, todo aquel combate por afirmar su dignidad frente al machismo y sus prepotencias, toda aquella defensa de una libertad sexual que pasa por expresar sin mojigaterías los esplendores del cuerpo y de su desnudez…; todo aquello, en fin, que feministas e izquierdistas habían defendido con tanta fuerza —y con tanta razón también, al comienzo al menos—, ahora resulta que no era nada, era filfa, era un engaño. O sólo eran cuestiones válidas para las mujeres europeas, no para las musulmanas, los símbolos vestimentarios de cuya opresión son defendidos hoy por feministas e izquierdistas a raíz, en particular, de la clamorosa polémica que se ha desatado en Francia en torno a las mujeres cubiertas con burkas de baño.
 
Hagamos un poco de historia. Volvamos la vista algunas décadas atrás (tampoco tantas) y reconozcamos que era más que justo aquel combate que se emprendió en nuestras tierras por la dignidad de la mujer y su igualdad de derechos (y lo mismo cabria decir, por cierto, sobre la legitimación de la homosexualidad). Fue un combate que, frente a una derecha que se le opuso al principio o fue a su zaga después, estuvo fundamentalmente abanderado por la gente de izquierdas.
 
Conviene, sin embargo, reconocer que la condición de la mujer en tierras de Europa jamás tuvo nada que ver con la existente en tierras del Islam, donde el grado de autonomía femenina se mide por el número, alto o escaso, de latigazos o pedradas.  No por ello dejaba de ser justo y necesario aquel combate nuestro. Es más, en él —en la concepción del mundo que le subyace— se encarna uno de los pilares de lo que constituye la cara noble, la faz hermosa de nuestro tiempo. Porque resulta que nuestra época —éste es el drama— tiene dos caras absolutamente opuestas: la de nuestra grandeza potencial y la de nuestra miseria factual, esas dos caras que se entrelazan de una manera tan insidiosa que todo lo que conforma la primera parece como si estuviera abocado a convertirse en la contraria. Así, la igualdad de derechos entre ambos sexos ha acabado conduciendo no sólo al odio histérico que rezuman las feministas radicales de hoy, sino que ha degenerado también —“teoría del género” es su nombre— en la disolución de la propia diferencia sexual (o lo que es lo mismo: en su reducción a un acto volitivo por parte de cada “interesadx”, como lo escriben para evitar la desventurada “o”… machista).
 
Pero fue necesario aquel combate. Lo fue: ya no lo es. Lo que ahora se impone es combatir la confusión de roles, la disolución de identidades. El combate pasado ya concluyó —y se ganó. Aunque sólo entre nosotros, es cierto: no en el mundo islámico, donde, salvo honrosas excepciones, ningún verdadero combate se ha llegado a emprender nunca.
 
Pero es el problema de ellos —no el nuestro. Nada se puede ni se debe hacer —dejémonos de apostolados, así sean laicos— cuando se considera a la mujer un ser inferior, cuando se rechaza su equiparación de derechos, cuando no se soporta que se muestre la belleza de su cuerpo. Ningún sentido tendría intentar convencerles de lo contrario. Ningún derecho existe tampoco de imponerles lo que repudian: nuestras costumbres, nuestra forma de ser, nuestra concepción del mundo. Es lamentable para quienes, entre ellos, no acatan tal orden de cosas, pero no hay más remedio que dejarlo estar: dejar que sigan sus costumbres, que vivan según sus principios, que cubran a sus mujeres con esos símbolos —porque de símbolos y no de meros vestidos se trata— que son los velos, los burkas y los burkinis.
 
Que las cubran cuanto quieran. Pero en su casa —no en la nuestra.
 
O en tanto en cuanto sigan presentes en esta casa nuestra que aún se llama Europa y no Eurabia, que hagan lo que les apetezca, pero en el espacio privado de sus casas —ya domicilios individuales, ya espacios propios, reservados. No en nuestro espacio público, no en nuestras calles y playas, no ahí donde la presencia de tales símbolos constituye una afrenta a lo más hondo de lo que somos.
 
Porque aún somos algo, aún no nos hemos desvanecido del todo. Quienes sí se han desvanecido, quienes no quieren ser nada, son nuestros izquierdistas y feministas. No sólo se callan como muertos (y muertas) ante la situación de la mujer islámica, sino que, deseosos de que llegue a Europa el mayor número posible de masas islámicas, ansiosos de que nuestra identidad quede diluida en un gran magma multicultural (¡santa inocencia!, ¡como si no fuera el poder del más fuerte lo que acabaría imponiéndose!), claman a favor de la presencia en nuestras calles y playas de los símbolos vestimentarios de la Sumisión.
 
¿Nuestros izquierdistas y feministas?… No sólo ellos, es cierto. Por más que sean ellos quienes encabezan el movimiento, toca añadirles, con todas las diferencias de matiz que se quiera, los oligarcas liberales de nuestros gobiernos y de la Unión mal llamada “Europea”.
 
¿Por qué semejante claudicación por parte de tantos?
 
Porque el pilar sobre el que se asienta su mundo no es en absoluto esa intensidad vital, esa apetencia de goce, de vida, de pujanza, que late —que debería latir, mejor dicho—debajo de las libertades, tanto políticas como de costumbres, conquistadas por nuestro tiempo. Unas libertades que no son nada —peor: degeneran en nihilismo— si no se asientan sobre un principio superior, sustancial; si no se arraigan en la tierra de una identidad, de una comunidad de destino: la de nuestra milenaria patria europea.
 

¿Patria?… ¿Identidad?… ¿Comunidad de destino?… ¿Principio superior, sustancial, “sagrado”?… ¡Vade retro, Satanás! Es lo que más odian nuestras élites, tanto políticas como culturales. Es lo que combaten con todas sus fuerzas. Nada es sagrado para ellas; salvo un principio, el de la Gran Futilidad. ¡Que cada quisque haga lo que quiera, lo que le apetezca, lo que le dé la gana! Ya sea ir en cueros por la playa o tapado el cuerpo con un burka. Todo da igual, todo es igual de bueno… o de malo. Todo vale. Y cuando todo vale, cuando todo se diluye en la indiferenciación, nada en realidad vale nada. Todo vale, menos una cosa, “cosa de fachas”, dicen: reivindicar una patria hermosa, noble, grande. Arraigada en nuestro pasado, proyectada hacia nuestro futuro, asentada sobre principios, no balanceándose sobre el vacío.



N
uestra tradición, nuestras raíces.

Ya desde Grecia y Roma se había exaltado
en Europa la belleza del cuerpo de la mujer.
En la imagen, fragmento de un fresco de la Villa del Casale (Sicilia).

Luego, es cierto, vendrían siglos de pudibundez.




¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 06 de septiembre de 2016

Juan Manuel de Prada, sobre el burkini

https://es-es.facebook.com/permalink.php?story_fbid1113555272064234id393349994084769substory_index0

Grande De Prada, como siempre.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
sábado, 03 de septiembre de 2016

Incredulidad de un absurdo actuar

Es increible que en pleno siglo XXI existan aun personas y razas con esa mentalidad tan ´´estupida´´. Ellos piensan que quien los pario fue una camella o una mula y no una mujer. Para lo unico que SI SON MACHOS es para hacer daño y no para progresar y ser personas de buen obrar y actuar. Este dominio absurdo deberia acabarse. No es justo el trato recibido por estas mujeres quienes aun no entiendo por que no se rebelan y actuan en sus derechos.

# Publicado por: Jorge E Quintero (Bogota, Colombia)
miércoles, 31 de agosto de 2016

El bañador de Fraga

El célebre bañador de Fraga, en masculino, no dista mucho del burkini.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
martes, 30 de agosto de 2016

La contraria por sistema

Lo que en realidad le gusta a la izquierda es llevar la contraria a lo ya establecido. Han estado años despotricando contra el matrimonio, al que consideraban como la tumba del amor, y ahora que se admite con total naturalidad, que las parejas convivan sin ningún vínculo legal, promueven el matrimonio, incluido el homosexual. Cualquier dia pretenden legalizar el matrimonio entre el zoófilo y su animalito. En realidad, lo que pretenden siempre, es llamar la atención, sacando los pies del tiesto.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
martes, 30 de agosto de 2016

¿Qué hacen en Europa?

Europa es tierra de cristianos, ateos, agnósticos y neopaganos; y todos, salvo los apóstoles del sistema, conviven sin ira. El problema es el Islam, no la pretendida intolerancia de los pueblos europeos. Y si tan islamófilas son las feministas, que se vayan a vivir a Arabia Saudita, y que se presenten en Riad con los senos a la vista de todos, a ver cuánto duran.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid)
martes, 30 de agosto de 2016

El burkini es ´´fashion´´

Lamento que en El Manifiesto sean un poco gazmoños y la incorrección sólo valga para los artículos pero no para los comentarios. En fin... habrá que ir con los pies de plomo para no ofender a las mentes biempensantes de la incorrección política. Respecto al tema: lo curioso del asunto son las mujeres europeas que se han puesto el burkini porque es ´´fashion´´. Igual que hace unos años se puso de moda el pareo hindú e incluso el ir con jersey fino en las noches de verano mediterráneo.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
martes, 30 de agosto de 2016

ejemplo de hipocresía

Excelente articulo sr.Portella...desnuda una vez mas la hipocresía del mundo occidental.

# Publicado por: emilio (asunción-paraguay)
martes, 30 de agosto de 2016

Ya está aquí Portella como siempre

Qué gran artículo, la verdad. Ya está aquí el director de El Manifiesto arreando mandobles, como siempre, a diestra y siniestra. Se ve que es lo que más le gusta. Y a mí tambien, por... Alá! Eso si, debería prodigarse más este chico.

# Publicado por: César Suárez (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |