''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
 
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los tiempos cambian


"Ni cinco minutos de mi vida me he sentido español" (Fernando Trueba, cineasta apátrida)
Javier R. Portella

1 de diciembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
“Patria, esa palabra horrible, como teléfono o ascensor, que decía Pablo Neruda”, dice Juan Cruz en El País (que no es, pues, periódico de ningún país, salvo de “Estepaís” que ni se atreve a nombrarse  a sí mismo). Lo cita equivocándose, por cierto, pues lo que dice Neruda es: “Patria, esa palabra horrible, como termómetro o ascensor”. Leyendo lo cual a uno le dan escalofríos al pensar en el gran poeta que es, por desgracia, Pablo Neruda. Por desgracia: la que encarnan tantos grandes creadores de nuestro tiempo que han caído en los tentáculos del espíritu progre y apátrida. Salvemos, sin embargo, a unos cuantos (y la lista no es desde luego exhaustiva): Céline, Paul Morand, Henry de Montherlant en Francia; D. H. Lawrence en Inglaterra; o, entre nosotros, Borges, Álvaro Mutis, César Vallejo o la misma generación del 27, algunos de los cuales podían, acaso, ser más o menos “rojillos”, pero ninguno era “progre”. Si los “progres” son hoy mundialistas, apátridas y atomistas (el mundo, para ellos, no tiene pueblos o patrias: sólo átomos que, sumándose, se convierten en masas), los “rojos”, en cambio, no lo eran en absoluto (eran otras cosas, por supuesto).
 
Volvamos a Juan Cruz. Después de haber citado a Neruda, sigue arremetiendo contra la patria: “uno de los once mandamientos del fascismo” (entiéndase: del Mal Absoluto), así como “palabra desdichada –escribe– de la que siempre penden una bandera y una pistola”. Todo ello lo dice a cuento de lo ocurrido con Fernando Trueba, ese cineasta que, habiendo renegado de su país, es alabado por el periodista de El País. Recordemos los hechos.En septiembre de 2015 Fernando Trueba recibía en el Festival de San Sebastián el Premio Nacional [sic] de Cinematografía, junto con su correspondiente cheque de 30.000 euros (una bagatela, al lado de todas las subvenciones nacionales [resic] de las que gozan sus filmes). Mientras se guardaba el cheque en el bolsillo, el español que no quiere serlo tuvo la desfachatez de declarar (y el ministro de Educación y Cultura del reino de España que se lo daba, le sonreía la gracia): “Ni cinco minutos de mi vida me he sentido español”, declaró el apátrida.
 
Todo ello ocurrió hace ya más de un año. Lo extraordinario no es que ocurriera: tales palabras no dejan de ser banales tanto en boca de los pijoprogres de la “intelectualidá” como del establishment en general (de derechas, centro e izquierdas) que rige, hoy por hoy, nuestros días. Lo extraordinario es que Trueba acaba de sacar una nueva película (subvencionada con 4 millones de euros) y que, para mayor recochineo, se titula La reina de España. Pues bien, ha sucedido lo que nunca nadie hubiese podido imaginar que ocurriera en esa patria nuestra cuyo nervio parece tan descompuesto (“desvertebrado”, decía aquél). Ha sucedido que la gente –la gente de a pie: ningún grupo, partido o movimiento ha promovido nada– se ha acordado de que hace más de un año ese señor Trueba les había mentado la madre (el padre, más exactamente: el que late bajo la “patria” que nombra a los antepasados de los que venimos y designa a los descendientes en los que nos proyectamos).  Pero como a la gente decente (la gente de la “decencia común”, que decía Orwell) no les gusta nada que les mienten la madre, resulta que, por una vez, la gente se ha rebelado. Las redes sociales se han llenado de textos y memes llamando a boicotear la película de quien no quiere tener ni antepasados, ni descendientes, ni tierra, ni destino.
 
¡Y el boicot ha tenido un éxito rotundo! La película, cuyo estreno ha constituido un fracaso sin precedentes, sólo ha recaudado hasta el momento de escribir estas líneas 387.000 euros, lo que equivale a 1.030 miserables euros por sala en la que se proyecta. Todo un fracaso que Trueba no tiene reparo en lamentar públicamente… sin tratar siquiera de disculparse en lo más mínimo.
 
Parece, pues, como si también en Estepaís antaño orgulloso de sí y de su historia las cosas empezaran a moverse. Parece como si después del Brexit, después de Trump, y ante la perspectiva de todo lo que se avecina en 2017, fuera cierto aquello que dice don Hilarión en La Verbena de la Paloma: “los tiempos cambian que es una barbaridad”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 16 de diciembre de 2016

Patria

Gracias por colaborar en la recuperación del sentimiento nacional, D. Javier. Tiene usted razón: El problema no está en que Fernando Trueba tenga sus ideas y que las exprese si quiere (debe haber libertad de expresión) sino en las subvenciones que recibe por parte de un estado en el que no cree, y que, por decencia, no debería aceptar.

# Publicado por: Blanca (Huelva)
jueves, 01 de diciembre de 2016

VEAMOS EL LADO BUENO

Casi me siento impulsado a felicitar a ese impresentable señor.
Me agradasría que pidiese perdón por su perorata, añadiendo que en ese momento no estaba con sus facultades mentales óptimas. Eso para bien de su negocio (no hay que faltar a los clientes).
No pienso ir a ver su película ni ninguna de las que este genio ha dirijido.
La felicitación que apuntaba es porque ha conseguido tocar la fibra como españoles que nos ha despertado algo que estaba dormido..

# Publicado por: Adolfo (Benicarló)
jueves, 01 de diciembre de 2016

La gentecilla del cine español

Trabajo en una empresa proveedora del cine español. Y puedo decir que un porcentaje muy elevado de las subvenciones que recibe esa gentuza del cine se destina a la compra de cocaína. La gente del cine español son una especie de sub-humanos.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempozuelos)
jueves, 01 de diciembre de 2016

El precio del desprecio

Últimamente voy muy poco al cine, pero aunque lo hiciera mas a menudo, no gastaria un céntimo en ver ésta película. No he necesitado que nadie me anime a no ir a verla ni tampoco animo a nadie para que vaya o deje de ir. Sencillamente, me he sentido despreciado cuando éste señor se ha manifestado en forma despreciativa sobre España, que es el pais donde he nacido y en el que he vivido y por tanto es mi pais.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
jueves, 01 de diciembre de 2016

Trueba dijo algo más

Falta añadir que ese mamarracho dijo textualmente en su abyecta frase: ´´Nunca he tenido un sentimiento nacional´´. ´´Siempre he pensado que en caso de guerra, yo iría siempre con el enemigo. Qué pena que España ganara la Guerra de Independencia. Me hubiera gustado que ganara Francia. Nunca me he sentido español, ni cinco minutos´´.
Lo digo para que quede claro de qué pasta está hecho el tal hij... de pu...

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
jueves, 01 de diciembre de 2016

CULTURA ESPAÑOLA

Alguien dijo -ya sabrá señor Portella a quien me refiero- que la CULTURA es ante todo la unidad de estilo artístico en todas las manifestaciones vitales de un pueblo.

En el caso de eso que han dado en llamar ´´cultura española´´, de la que el tal Trueba parece formar parte, no es ni lo uno ni lo otro.
Como señala en su artículo, el ´´nervio´´, la vitalidad del pueblo español parece disolverse inexorablemente. Luego, ¿qué cultura puede desarrollarse en tan yermo suelo?

En contra de mi pesimismo patológico, puede que sí se estén dando pasos aún pequeños- para un despertar de este mal sueño abotargado y complaciente en el que nos hallamos.

Está en nuestras manos aportar nuestro grano de arena a tal empresa


# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |